El Castellar de Meca.

Se conoce como Castellar de Meca a los restos de una ciudad ibera cercana a Ayora, Almansa y Alpera, en el límte entre Valencia y Castilla – la Mancha.

Es una excursión recomendable para ir con la familia, o con amigos, donde se puede disfrutar el paisaje, los restos históricos, y el paseo.

Para llegar al Castellar de Meca, hay que dirigirse a Ayora desde Almansa, por la N – 330, para girar en Casas de Madrona, en dirección a Alpera, por la CV 437. Tras ocho kilómetros, se llega al lugar, que está señalizado. Es necesario dejar allí el vehículo.

Los días de visita son los domingos de 09.00 a 14.00 horas.

Llegar hasta lo alto pueden ser unos dos kilómetros, pero es accesible para la mayoría de personas.

Este poblado tuvo orígenes en la Edad del Bronce, pero su esplendor corresponde al período ibérico, desde el Siglo V al II antes de Cristo, manteniéndose en época romana, musulmana y medieval.

El acceso merece la pena. Es una obra de ingeniería prerromana, donde se salva la pendiente con un camino excavado en la roca, y en algún momento el camino llega a tener 4 metros de profundidad. En el camino han quedado grabadas las huellas de los carros, y en los laterales se pueden ver unas hendiduras talladas, que quizá tuvieran como finalidad retener los carros con palos en la pendiente.

Ya en la ciudad llaman la atención los numerosos aljibes, más de cien, algunos de gran tamaño, como “el Trinquete”, de 29 metros de largo y 14 de profundidad.

 

Aula sin Fronteras: C. Méndez Núñez, 44. (02640) Almansa. 967.34.17.09 admin@aula-sf.com
Hostal El Estudio. hostalestudio@aula-sf.com
© 2006 - 2009